Skip to content

SpaceX, el éxito privado en el espacio

Cada generación tiene la suerte de asistir a determinados acontecimientos que suponen grandes avances para el desarrollo de la humanidad. En nuestro caso, y dentro del contexto de la carrera espacial, estamos viviendo en directo la irrupción del sector privado en la exploración espacial, algo que hace unas décadas era ciertamente impensable.

La iniciativa privada en el espacio ha demostrado que es viable, a la vez que más económica e innovadora que los grandes programas estatales del pasado.

El último gran acontecimiento en este campo ha sido el lanzamiento de la primera nave tripulada desarrollada íntegramente por una empresa privada y que ha llevado a dos astronautas hasta la Estación Espacial internacional. La empresa es SpaceX y la nave es la Crew Dragon, impulsada por un cohete reutilizable Falcon 9 han sido los artífices de esta misión.

Aparte de las muchas curiosidades que afloran en una misión como esta, algunas de las cuales las recogemos en nuestra infografía, es un buen momento para reflexionar sobre el esfuerzo empresarial que supone llegar a la realización exitosa de un hito como este y las consecuencias que puede traer a continuación.

SpaceX es una empresa relativamente joven, pues fue creada en 2002 por el inquieto multimillonario emprendedor Elon Musk. Tan solo seis años más tarde, en 2008, ya fue la primera empresa privada en poner en órbita un cohete privado. Y dos años después incluso ya fue capaz de recuperar el cohete para su reutilización. Su objetivo, no obstante, lo tuvo claro desde el principio y no era otro que ser líder en la carrera espacial, explorar el espacio pero, sobre todo, dar los pasos adecuados para llegar a colonizar el planeta Marte algún día. Y camino va de ello.

Una misión espacial tripulada no es algo sencillo. La empresa ya ha utilizado previamente sus lanzaderas para llevar suministros a la Estación Espacial Internacional, pero el hecho de plantearse la posibilidad de llevar un vuelo tripulado obligaba a una serie de garantías de funcionamiento extraordinarias. Además, su planteamiento empresarial pasa por la realización de vuelos que sean competitivos comercialmente para que terceras empresas (y Estados) pudieran estar tentados para utilizar sus servicios. El planteamiento de los cohetes reutilizables era uno de los pilares del proyecto y no cabe duda del éxito alcanzado, a pesar de los lógicos y esperados traspiés iniciales.

SpaceX ha demostrado que la iniciativa privada en el espacio puede ser mucho más económica y menos gravosa para los contribuyentes que los grandes programas estatales, como ocurre en otras facetas de nuestra sociedad.

Muchos años de pruebas, muchos sistemas desarrollados y muchas personas implicadas. En la infografía tratamos de rescatar algunos de los datos más relevantes de esta misión, así como algunas anécdotas y curiosidades que nos permitirán entender un poco mejor las complejidades y retos a los que se enfrentan las empresas que tratan de romper barreras y llegar más allá del horizonte conocido.

Infografía SpaceX LT

[Descargar infografía]

 

 

Comparte este artículo

Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on pinterest