Skip to content

Aeropuertos verticales: la movilidad del futuro

José Antonio Poyato Moreira

José Antonio Poyato Moreira

AERTEC / Airport Operations

Desde “Regreso al futuro” hasta “El quinto elemento”, la movilidad aérea urbana ha sido una característica recurrente en la imagen de la cultura popular sobre cómo será el futuro. Ahora, la tecnología nos permite acercarnos un poco más en este frente. Y no es sólo porque nos guste asumir el reto técnico de hacer realidad la ficción, sino también porque los viajes aéreos ligeros e individualizados pueden desempeñar un papel fundamental en la transformación sostenible e inteligente de nuestros sistemas de transporte.

Los vertipuertos representan una oportunidad para desarrollar servicios interconectados integrando de forma sostenible y más racional la energía disponible y el transporte en las zonas urbanas.

La necesidad es real, pero llevar la movilidad urbana al aire requerirá algo más que la tecnología para hacer volar los vehículos. Supondrá un replanteamiento de nuestras redes de transporte actuales, junto con la integración de cambios aún más profundos en nuestros entornos urbanos en general.

Para empezar, estos vehículos aéreos tendrán que despegar y aterrizar en lugares especialmente habilitados para ello por motivos de seguridad, logística y disponibilidad. En los últimos dos años, Airbus en colaboración con otras organizaciones ha dedicado esfuerzo en investigar y planificar el futuro de la movilidad aérea urbana (en adelante UAM) como una oportunidad de crecimiento para las ciudades de todo el mundo.

La movilidad aérea urbana pretende mejorar nuestra vida cotidiana reduciendo el tiempo y el coste de los desplazamientos de personas y el transporte de mercancías dentro y fuera de las ciudades. Como efecto colateral, y no menos importante por ello, supondrá un avance en la sostenibilidad de las áreas urbanas.

Se espera que el mercado de la movilidad aérea urbana (UAM) experimente una tasa de crecimiento anual del 11,33% en los próximos diez años, con una perspectiva de negocio superior a 15.000 millones de dólares al final de ese periodo.

Pero para llegar hasta ese punto, la propia UAM necesita un lugar donde aterrizar.

 

¿Qué es un vertipuerto?

Se denomina vertipuertos a las plataformas utilizadas por los vehículos aéreos, especialmente eléctricos, para el despegue y el aterrizaje vertical. Están infraestructuras están concebidas no sólo como estaciones, sino también como parte de centros polivalentes más amplios de energía renovable, datos y servicios públicos donde los conceptos movilidad e intermodalidad forman casi siempre parte de la ecuación.

Estos se componen de una plataforma operativa para las maniobras de las aeronaves y un edificio conectado para el equipo técnico asociado (como la infraestructura de carga o asistencia al pasajero). Existen varios tipos de vertipuertos que van desde los antiguos helipuertos, que se han adaptado con dispositivos de carga de electricidad, hasta los vertipuertos específicos construidos expresamente para tal fin.

En función de la demanda de pasajeros a atender, las configuraciones de los vertipuertos pueden variar. Actualmente, las tres configuraciones más extendidas son las siguientes: para un solo vehículo y una sola zona de recepción en el lateral, para un solo vehículo con tres zonas de recepción en el centro (lo que permite una mayor capacidad), para dos vehículos y cuatro zonas de recepción a la derecha (de nuevo, para una mayor capacidad).

Los requerimientos de espacio y, sobre todo, el concepto general de avanzar hacia una movilidad más eficiente y sostenible, propician que un buen número de vertipuertos estén diseñados para complementar centros o nodos de transporte ya existentes. En estos casos, los vertipuertos pueden integrarse sin añadir una tensión adicional significativa a la infraestructura precedente. Pueden integrarse con estaciones de ferrocarril o de autobús o con aeropuertos para complementar o completar la cadena de transporte o añadirse a escuelas/universidades, instalaciones sanitarias y empresas, etc., sin necesidad de construir infraestructuras terrestres adicionales (por ejemplo, sin vías de ferrocarril).

Sin embargo, también se diseñan centros completamente nuevos en zonas a las que es difícil que lleguen otras infraestructuras de transporte más tradicionales por razones antagónicas: saturación urbana o aislamiento.

 

¿Cuáles son los beneficios inherentes al desarrollo de vertipuertos?

Los beneficios potenciales de los vertipuertos varían según el tipo de país/ciudad y de la situación de sus redes de transporte:

  • En los países en vías de desarrollo o en las ciudades que tienen redes de transporte público menos establecidas y en las que se están desarrollando nuevas infraestructuras urbanas, existe la oportunidad de desarrollar vertipuertos que conecten barrios remotos y proporcionen enlaces de transporte a zonas desatendidas por las rutas ferroviarias y de carretera.

Las zonas urbanas remotas y de alta calidad con necesidades limitadas de transporte masivo también podrían conectarse por vía aérea sin necesidad de costosas infraestructuras de transporte masivo, como corredores ferroviarios o mejoras en las carreteras, y para evitar cualquier alternativa de transporte por carretera congestionada o indirecta.

El desarrollo de los vertipuertos en este escenario podría ser más fácil que en los países desarrollados, ya que habría menos limitaciones impuestas por los edificios existentes y menos opciones de transporte en competencia.

  • En los países más desarrollados, la integración de los vertipuertos en el entorno urbano se considera una opción de modo adicional para aumentar la zona de captación de los centros de transporte masivo, además de ofrecer una alternativa de primera calidad para las empresas o los usuarios que necesitan viajar de una zona de una ciudad a otra rápidamente o para los enlaces con los aeropuertos (especialmente en las ciudades sin conexiones de transporte rápido entre la ciudad y el aeropuerto).

Con el apoyo de las tecnologías y los análisis de datos adecuados, pueden ofrecer servicios que respondan a la demanda y mejorar la experiencia del cliente.

Los vertipuertos representan una oportunidad para desarrollar servicios interconectados integrando de forma sostenible y más racional la energía disponible y el transporte en las zonas urbanas. Por lo tanto, deben diseñarse de forma que puedan implementarse dentro de las estructuras de los edificios existentes. En el futuro, podrían integrarse directamente en las nuevas instalaciones de servicios esenciales que se construyan (escuelas/universidades, centros sanitarios, empresas, etc.).

En Estados Unidos, por ejemplo, esos lugares y estructuras de aterrizaje estarán vinculados a bienes inmuebles dentro de un condado, dentro de una ciudad, dentro de un estado, cada uno de los cuales puede tener una orientación legal completamente diferente en lo que respecta a la integración y el cumplimiento de la infraestructura.

Hay docenas de VTOL (aviones de despegue y aterrizaje vertical) en distintas fases de desarrollo, y sus fabricantes esperan hacerse con una parte del incipiente, pero potencialmente lucrativo, mercado de los taxis voladores. Hyundai prevé que el mercado de la movilidad aérea tendrá un valor de casi 1,5 billones de dólares en los próximos 20 años.

 

Los retos de la construcción de vertipuertos

Antes de la construcción de un vertipuerto, sus operadores deberán asegurarse de que cumplen todos los requisitos para un funcionamiento seguro, robusto y escalable. Además, resolver las cuestiones relacionadas con la certificación (vinculada a las tripulaciones), así como la vigilancia, control aéreo y la seguridad, será esencial para implantar la UAM.

Para que la movilidad aérea urbana (UAM) despegue, los VTOL tienen que demostrar su seguridad y fiabilidad, la gestión del tráfico aéreo tiene que adaptarse para acomodarlos, el público tendrá que aceptar este nuevo modo de transporte, y tendrá que ser asequible. Y hay otro obstáculo importante del que ya hemos hablado: hay que crear una infraestructura adecuada para aterrizar, recargar y despegar con pasajeros.

 

¿Dónde hay y habrá vertipuertos?

En octubre de 2020 se presentó el primer prototipo de vertipuerto para taxis aéreos del mundo en el Float at Marina Bay de Singapur, durante el Congreso Mundial de Sistemas de Transporte Inteligentes. El «VoloPort» es el resultado de una alianza entre el fabricante de taxis aéreos Volocopter y el desarrollador Skyports, propietario y operador de vertipuertos, con sede en el Reino Unido.

Skyports está trabajando con una docena de otras megaciudades de todo el mundo, con el objetivo de ser el primero en desplegar el taxi aéreo comercial, especialmente en Los Ángeles, donde Uber ha declarado públicamente que pretende estar operando con taxis aéreos para 2023.

La estrategia para el despliegue de vertipuertos, según el CEO de Skyports, incluye unir los puntos entre los centros de negocios urbanos y los principales centros de transporte aéreo, destacando que «los vertipuertos serán una parte realmente importante de la red general, ya que claramente hay mucha congestión de tráfico entre los aeropuertos y los centros de las ciudades.»

 

Vertiport by Volocopter

 

#uam

Share / Comparte