Skip to content

¿En qué modelo de avión vuelo hoy?

Antonio Rodríguez-Laiz

Antonio Rodríguez-Laiz

AERTEC Solutions / Marketing & Communication

Volar en avión ha llegado a ser algo tan habitual que muchos lo hacen con la misma naturalidad con la que pasean por su propio barrio. Para quienes vuelan con cierta frecuencia, es bastante común conocer los modelos de avión en los que viajan. Los más avezados incluso saben cuales son los mejores asientos en cada avión, la capacidad para el equipaje de mano, dónde están las salidas de emergencia, la ubicación del aseo u otras particularidades, que van a depender en todo caso de cual sea el modelo de aeronave en el que van a volar. ¿Pero sabemos a qué responde la denominación de cada uno de los modelos de aeronaves?

Las siglas que identifican a cada modelo de aeronave nos revelan muchas características que podemos utilizar para viajar mejor y de una forma más ajustada a nuestras preferencias.

Desde el inicio de la industria aeronáutica, el nombre de los modelos que se iban creando tenía una lógica muy sencilla. En general se partía de un nombre común al que se le iba incrementando la numeración en función de la evolución o la versión del modelo.

Los hermanos Wright hicieron su primer vuelo en el Flyer I (bautizado como Kitty Hawk) y posteriormente sacaron el Flyer II y el Flyer III.

Juan de la Cierva, inventor del autogiro, denominó a su primer modelo Cierva C-1, el cual ni siquiera despegó del suelo, cosa que sí hizo el C-3. Fue el inicio de una saga de aeronaves que finalizó con el C-40.

Ya en el ámbito de los aviones comerciales, tenemos el ejemplo de Douglas Aircraft Company, uno de los fabricantes históricos de aviones, que en 1933 sacó su primer modelo, el revolucionario DC-1. Las siglas DC del nombre corresponden a “Douglas Commercial”. Le siguieron el DC-2 y el superventas DC-3… y así hasta el DC-9.

Algo similar ha pasado con la mayoría de los fabricantes de aeronaves, hasta la actualidad.

Si volamos en un avión hoy en día, lo más probable es que sea de uno de los dos mayores fabricantes mundiales. En el caso del nombre de los modelos de Boeing siempre empiezan por el número 7, mientras que, en el caso de Airbus, comienzan por el número 3. Veamos por qué.

Boeing nació en 1916 con el nombre de Pacific Aero Products y en sus inicios se dedicó fundamentalmente a la fabricación de hidroaviones, el primero de los cuales se denominó B-1 (1919). Obviamente la “B” era de Boeing y el “1” se correspondía con el hecho de ser su primer modelo. Posteriormente la empresa evolucionó y se diversificó fabricando aeronaves, naves, cohetes y otro material militar, especialmente hasta el final de la segunda guerra mundial, periodo durante el cual se centró en la construcción de bombarderos, de los que llegó a construir hasta unas 300 unidades mensuales en sus mejores momentos.

Una vez acabada la guerra no tenía sentido seguir fabricando tal volumen de material militar, por lo que la empresa se vio forzada a una reestructuración profunda que la enfocó, en gran medida, hacia la fabricación de aeronaves comerciales.

En el seno de las industrias de su competencia, a principios de los años 50 del siglo XX, entró en servicio el de Havilland DH.106 Comet, el primer avión comercial de pasajeros con propulsores a reacción. Boeing vio una oportunidad clara en este segmento y en 1952 presentó su programa para el desarrollo de aviones civiles con motor a reacción. A la hora de buscar una denominación para esta nueva línea de aviones, recurrieron a su lista. Tras la guerra, y para una mejor organización interna, Boeing había establecido diferentes series de productos, a los que clasificó según centenas. Fueron las siguientes:

  • Serie 100: Helicópteros
  • Serie 200: Aviones previos a la Segunda Guerra Mundial
  • Serie 300: Aviones civiles de hélice
  • Serie 400: Aviones militares de hélice
  • Serie 500: Turbinas, motores
  • Serie 600: Misiles y cohetes
  • Serie 700: Aviones comerciales a reacción
  • Serie 900: Modelos experimentales

En aquel momento, todas las centenas que denominaban a sus productos ya estaban ocupadas hasta la 600, por lo que a este nuevo tipo de aeronaves por desarrollar se les denominaría con el número 700, el siguiente en la lista.

El nuevo avión se debería denominar B701, pero el departamento de marketing de la compañía estimó que era un nombre poco atractivo para una apuesta tan importante. Por ello propuso denominarlo B707, nombre con el que salió al mercado en octubre de 1958, con un primer vuelo entre Nueva York y París operado por PanAm. Estuvo en producción hasta 1978.

Hubo una versión más pequeña del modelo 707-020 que pasó a denominarse B720 y cuya finalidad era disponer de un avión más corto, más ligero y con un rendimiento superior a su hermano mayor. Fue una denominación anómala.

El siguiente modelo en la escala de nombres fue, sin embargo, el B717. Se le atribuyó al avión más pequeño de Boeing, que provenía de la absorción de McDonnell Douglas y que originalmente se denominaba MD-95 (una evolución del DC-9). Estuvo en producción entre 1999 y 2005, una vez hubo cumplido con su cartera de pedidos.

A partir de ahí, Boeing mantuvo sistemáticamente la denominación B7x7 para las nuevas familias de aeronaves, donde tan solo variaría la decena atendiendo a la secuencia temporal de desarrollo de la aeronave e independiente de su tamaño.

El siguiente de la lista sería el modelo B727, que entró en servicio en 1964 y que se mantuvo en producción hasta el años 1984. Se trataba de un trimotor a reacción de fuselaje estrecho y tamaño medio con capacidad para 180 pasajeros, del que se fabricaron más de 1800 unidades.  

En el caso del B727 fue cuando se desarrolló y organizó por primera vez una familia completa de versiones de un mismo modelo, donde la denominación venía acompañada de una serie de caracteres alfanuméricos que indicaban su tipo y finalidad. En este caso fueron las siguientes:

  • B727-100: Primer modelo de producción de la familia 727.
  • B727-100C: Versión convertible pasajeros/carga.
  • B727-100QC: Versión convertible rápidamente pasajeros/carga.
  • B727-100QF: Versión de carga para UPS y de negocios.
  • B727-200: Versión alargada, 6.1 metros más larga que el B727-100.
  • B727-200ADV: Versión “advanced”, con mayor alcance y nueva aviónica.
  • B727-200WL: Versión con winglets.
  • B727-200RE: Versión remotorizada.
  • B727-200F: Versión sólo carguero (freight).

El siguiente modelo en la lista fue el B737, que entró en servicio en febrero de 1968. Se ha estado fabricando por Boeing sin interrupción desde 1967, siendo el avión del que más unidades se han vendido en la historia de la aviación, cerca de 11.000. Con este modelo se perseguía mejorar la eficiencia de los aviones comerciales previos, disponiendo de un fuselaje más versátil, más pequeño, con dos motores y menor coste.

Este modelo ha disfrutado de varias denominaciones y sub-denominaciones: B737 original (series 100 y 200),  B737 Classic (series 300, 400 y 500), B737 Next Generation (series 600 a 900) y B737 MAX (series 7, 8 y 9).

El siguiente modelo, el B747, conocido popularmente como “Jumbo”, marcó un hito en la aviación al ser la primera aeronave comercial de fuselaje ancho, con doble pasillo y con doble puente (dos pisos) para pasaje. Su primer vuelo fue en enero de 1970 y se han producido más de 1.500 unidades. También fue el primer avión que se diseño desde el principio considerando un uso dual de pasajeros o carga. Las diferentes series que se realizaron de este modelo fueron las 100 (la original), 200, 300, 400 y la 8. Cada una de ellas se acompañaba de una serie de iniciales que indicaban la funcionalidad del aparato (pasajeros, carga, uso mixto, longitud…)

A partir del siguiente modelo en el orden de denominación, el B757, todos han sido aeronaves de doble pasillo. Son el B767, B777 y B787. Según esto, el próximo avión que produzca la compañía deberá denominarse, por lógica, B797, aunque esto es ya otra historia.

En el caso de Airbus, hay que remontarse a los orígenes de la compañía, a 1966, momento en que varios fabricantes aeronáuticos europeos concibieron la posibilidad de construir una aeronave que compitiese con la omnipresente industria aeronáutica de Estados Unidos, dominada por Boeing, McDonnell Douglas o Lockheed.

El nuevo consorcio aeronáutico, denominado Airbus industrie, estaba participado por Aérospatiale (Francia), Deutsche Airbus (Alemania), Hawker Siddeley (posteriormente British Aerospace, Reino Unido), Fokker-VFM (Holanda) y Construcciones Aeronáuticas CASA (España).

La denominación del primer avión fue A300. La letra “A” provenía de la inicial del nombre de la empresa, El número 300 se debió a que en su proyecto inicial buscaban una aeronave con dos motores y capaz de transportar a unos 300 pasajeros con un coste asumible. Tras los estudios preliminares se concluyó que la viabilidad de este primer proyecto pasaba por reducir la capacidad del nuevo modelo hasta los 250 pasajeros y utilizar alguno de los motores ya existentes en el mercado, concretamente el RB207 de Rolls-Royce. A pesar de la modificación en el número de pasajeros, se decidió mantener el nombre previsto inicialmente.

Una vez listo para salir al mercado, pasó a denominarse A300B, siendo un avión más ligero y económico que los fabricados por rivales estadounidenses. El éxito inmediato de esta aeronave consolidó al consorcio como un gran fabricante. A finales de 1979 ya había una cartera de más de 250 pedidos. Con la idea de aprovechar la confianza generada por el primer modelo, Airbus Industrie decidió mantener la denominación A3xx para sus aeronaves comerciales.

El siguiente fue el A310, un reactor algo menor en longitud que su predecesor, pero con un mayor alcance.

Le siguió el que a la postre es el mayor éxito comercial de la compañía, el A320, que estuvo acompañado por varios modelos, todos ellos bimotores de pasillo único, que mantenían los mismos principios de diseño. Por ello se nombraron con cifras de su entorno más inmediato: A318, A319, A320 y A321, rompiendo levemente la dinámica iniciada para nombrar los modelos de aeronaves.

A continuación, llegaron los modelos A330 (noviembre 1992), A340 (octubre 1991) y A350 (junio 2013), que siguieron la pauta de la compañía. A330 y A340 se desarrollaron en paralelo, e incluso comparten muchos componentes. La diferencia básica es que el primero es un bimotor mientras que el segundo es un cuatrimotor. El A350 ha supuesto, por su parte, una revolución al tratarse del primer modelo que desarrolla Airbus con una mentalidad íntegramente dominada por la eficiencia y la lucha por el cambio climático. La utilización de materiales compuestos y una nueva generación de motores le hace ser actualmente el modelo más eficiente del mercado en su categoría.

Antes de sacar el modelo A350, Airbus dio un salto en la numeración al presentar su A380 (abril 2005), cuyo nombre se asocia al hecho de que en su diseño inicial se pretendía que duplicase la capacidad del A340 (cosa que no ocurrió, por cierto), que era el mayor avión de la compañía en ese momento.

Finalmente, la propia Airbus también ha roto su costumbre en la denominación de los modelos con la salida al mercado del A220, aeronave desarrollada inicialmente por Bombardier Aerospace bajo el nombre de C-Series y que es producida por un consorcio formado entre Bombardier, Airbus y el Gobierno de Quebec. Tiene dos versiones, la A220-100 y A220-300.

En el caso de Airbus, la denominación de sus modelos ha sido ciertamente más dispersa que la de Boeing, por lo que, a diferencia del constructor estadounidense, es difícil saber si la próxima aeronave será el A390. O no.

Conocer todas estas denominaciones de los modelos de avión puede parecer algo tan complejo como inútil. Puede ser, pero seguro que muchos pasajeros frecuentes no solo identifican a cada aeronave, sino que saben muchas particularidades de cada modelo y aprovechan las ventajas de conocer la distribución de los asientos, la ubicación de los baños o dónde hay más espacio para las piernas o el equipaje. Feliz vuelo.

 

Aircraft models

 

Comparte este artículo

Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on pinterest