0

Entrevista a Anthony Carro, NASA

Entrevista a Anthony Carro, Representante de la NASA en España.

“La investigación científica, tanto del Sistema Solar como del espacio intergaláctico, avanza de forma imparable”.

line

¿Qué es el MDSCC y qué papel juega en la exploración espacial?

El MDSCC (Madrid Deep Space Communications Complex), situado en Robledo de Chavela, forma parte de la denominada Red del Espacio Profundo (DSN, por sus siglas en inglés). Esta red, constituida por tres estaciones equidistantes entre sí y situadas en Madrid, Goldstone (California) y Canberra (Australia), permite mantener un contacto permanente con las sondas espaciales.

La NASA dispone de tres grandes redes de comunicaciones: una para los vuelos orbitales cercanos a la Tierra, otra para distancias intermedias (transmitiendo las señales a través de un conjunto de satélites en órbita geoestacionaria) y la tercera para misiones remotas, lo que incluye misiones como las Voyager (1 y 2) que se encuentran fuera del Sistema Solar.

La DSN da cobertura a numerosas misiones de casi todas las agencias espaciales. Sus tres estaciones, tras recibir los datos de las sondas, los transmiten al JPL (Jet Propulsion Laboratory) para ser ulteriormente distribuidos a los centros responsables y, en general, a cualquier persona interesada en la ciencia espacial.

 

¿Cuáles son sus funciones desde el punto de vista técnico?

Las tres estaciones de la DSN cuentan con equipamientos similares. El MDSCC tiene a su disposición seis antenas de gran capacidad y sensibilidad (una de 70 metros, cuatro de 34 metros, y una de 26 metros) y se están construyendo actualmente otras dos de 34 metros. Para tomar conciencia de las grandes dimensiones de esas antenas, baste mencionar que la de 70 metros es más grande que el ruedo de la plaza de toros de las Ventas. La de 26 metros es una antena histórica, que se trasladó de la estación de Fresnedillas de la Oliva a la de Robledo de Chavela, y que transmitió las primeras comunicaciones desde la Luna en el vuelo de Apolo 11.

 

¿A qué se debe la ubicación de este centro en Robledo de Chavela, en el centro de España?

Las tres estaciones tienen que estar separadas por unos 120 grados en longitud para mantener una comunicación constante con las sondas, independientemente del movimiento diario de rotación de la Tierra. Tras elegir las estaciones de Goldstone y de Canberra, se necesitaba una tercera en una zona próxima a España. Además, era conveniente una localización próxima a una metrópoli con buenas conexiones aéreas con EE. UU., ya que gran parte del equipo provenía de allí. Se decidió que en España se necesitarían tres estaciones separadas para evitar posibles interferencias electromagnéticas en tres valles cercanos. Tras una meticulosa búsqueda, se determinó que las tres estaciones de España se emplazarían en Robledo de Chavela, Fresnedillas de la Oliva y Cebreros.

 

Este mes se cumplen cincuenta años de la llegada del hombre a la Luna. ¿Qué papel desempeñaron las instalaciones de la NASA en España?

La colaboración con España, a través del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), fue crucial para el programa Apolo. Esa cooperación continúa de forma fructífera a día de hoy y es de destacar la investigación sobre Marte. El Centro de Astrobiología está desarrollando instrumentos para la misión Mars 2020.

Se llegaron a tener cuatro estaciones en España: Maspalomas, Robledo, Fresnedillas y Cebreros. La estación de Maspalomas fue la primera y desempeñó un papel fundamental en los primeros vuelos tripulados de los programas Mercury, Gemini y Apolo. La estación de Fresnedillas, dedicada al programa Apolo, con apoyo de la de Robledo, recibió la primera señal desde la Luna del Apolo 11, a través de la histórica antena de 26 metros antes reseñada. En conmemoración del importantísimo cometido de España en el programa Apolo, en el Centro de Entrenamiento y Visitantes del MDSCC, se puede ver una roca lunar del Apolo XV.

 

De las misiones que llevan actualmente en este centro, ¿cuál destacaría y por qué?

El MDSCC ha participado en la casi totalidad de las misiones de la NASA al espacio lejano y, por su gran capacidad, en buena parte de este tipo de misiones de otras agencias. Se han visitado todos los planetas del Sistema Solar y muchos de los asteroides y cometas.

Es imposible destacar unas misiones por encima de otras, porque todas son importantes para el avance de nuestro conocimiento científico sobre el Sistema Solar y de la investigación en cuestiones fundamentales como la existencia de vida en el Universo. Sirva como ejemplo la misión Kepler, que se dedicó a buscar planetas en otras galaxias y, en particular, en las llamadas zonas habitables, con condiciones parecidas a las nuestras. Pero también hay que mencionar algunas misiones bien conocidas por noticias recientes, como las misiones a Marte y en particular sus rovers, la misión Cassini-Huygens que estudió el planeta Saturno y sus satélites, New Horizons que estudió Plutón y está estudiando el Cinturon de Kuiper, Voyager 1 y 2 que siguen escrutando fuera del Sistema Solar tras más de 40 años de vuelo, Parker Solar Probe que está investigando el Sol, Osirix-Rex que traerá muestras del asteroide Bennu, etc.

 

¿Cuál será, en su opinión, la siguiente gran aventura espacial? ¿Volver a la Luna o llegar a Marte?

La investigación científica, tanto del Sistema Solar como del espacio intergaláctico, avanza de forma imparable. En cuanto a vuelos tripulados, se sigue investigando en la Estación Espacial Internacional. Recientemente se ha anunciado el programa Artemisa, donde un hombre y una mujer regresarán a la Luna en el año 2024, para tener una estación permanente en nuestro satélite en el año 2028. El programa Artemisa probará nuevas tecnologías, capacidades y enfoques comerciales en la Luna con el objetivo final de una misión tripulada al planeta Marte. En este momento, las misiones Mars Reconnaissance Orbiter, Curiosity e Insight siguen investigando el planeta rojo y allanando el terreno ante la llegada a Marte de los vuelos tripulados del programa Artemisa.

 

La exploración espacial está actualmente mucho más abierta que hace 50 años a nuevos actores, especialmente de la iniciativa privada. ¿Considera positivo este cambio?

La exploración espacial ha estado siempre abierta a todo tipo de colaboraciones, tanto de agencias gubernamentales, como de investigadores y de la industria. Estos vínculos se están reforzando cada día más. La NASA se asociará cada vez más a la industria y a sus socios internacionales en estas fascinantes misiones de investigación científica y exploración tripulada a la Luna y Marte. Sin duda alguna, España continuará siendo una parte integral de todos estos desarrollos para avanzar en la investigación de otros planetas.

 

 

Share Button
16/07/2019

Leave a Reply