Skip to content

El desafío del diseño contra incendio en terminales de pasajeros

Julia Espinosa

Julia Espinosa

AERTEC Solutions / Airport Planning & Design

 

Entre las muchas dificultades que plantea el diseño de las terminales aeroportuarias de pasajeros, tal vez una de las más importantes y a veces olvidada, está el diseño desde el punto de vista de la lucha contra incendios.

En España, el Código Técnico de la Edificación, CTE, establece el marco legal para cumplir con los requisitos básicos exigidos en materia contra incendios en los edificios. Ofrece un conjunto rígido de reglas y procedimientos que quedan recogidos en el Documento Básico de Seguridad Contra Incendios a modo de recetario, donde se definen parámetros tales como longitudes máximas de recorridos de evacuación o dimensiones máximas de sectores de incendio que han de ser válidas para todo tipos de edificios, pero… ¿Qué pasa en una terminal de pasajeros donde las superficies de sectores a menudo superan las máximas establecidas en la norma? O ¿cómo se conjuga la evacuación de los ocupantes sin vulnerar la operatividad y seguridad del aeropuerto?

post-incendios-terminal-espAfortunadamente, el propio CTE en el artículo 5.1 permite justificar las condiciones de seguridad de un edificio en materia contra incendios mediante soluciones alternativas.

Nuestra experiencia en aeropuertos nos lleva a recomendar la realización de un análisis de la protección contra incendios del edifico basado en la eficacia y prestaciones. De esta forma se crea un conjunto de medidas específicas con el objetivo de salvaguardar la vida humana sin olvidar el propio funcionamiento del aeropuerto. Para ello, la guía de Ingeniería de Protección Contra Incendios Basada en Eficacia, elaborada por la Society of Fire Protection Engineers, proporciona una metodología donde define la secuencia de pasos que se deben seguir para alcanzar las metas establecidas como objetivos.

Por ejemplo, para justificar la evacuación segura de ocupantes se propone como objetivo que las personas dispongan de tiempo suficiente para alcanzar las salidas sin verse afectados de forma peligrosa por los efectos de un incendio. Para ello es necesario analizar previamente el tipo de pasajero y su velocidad de desplazamiento, la ocupación real del edificio, el tiempo de detección del incendio y el tiempo que tarda el pasajero en ponerse en marcha para proceder a la evacuación. Posteriormente se emplean programas de simulación para calcular el tiempo total que tarda en evacuar los ocupantes.

Paralelamente se calcula el tiempo disponible para la evacuación utilizando un modelo computacional de fluidos dinámicos para simular la generación del fuego. De esta forma se puede estimar el tiempo en el que el ambiente alcanza temperaturas, humos, radiaciones, concentraciones de CO o una visibilidad incompatibles con la seguridad de las personas. Finalmente se comparan ambos valores con el fin de determinar si la evacuación es segura o no. En caso de no serlo se plantean soluciones que se incluyen a su vez en un nuevo proceso de simulaciones hasta corregir finalmente todas las deficiencias.

Recientemente hemos aplicado este método a una terminal con 80.000 m2 de superficie. A lo largo del proceso se llevó a cabo una redefinición de las longitudes de evacuación, se rediseño del sistema de control de humos, evaluación de la instalación de rociadores y se creó una solución a medida para la protección contra incendios del terminal. Todo ello proporcionó un ahorro de 1,8 millones de euros, garantizando en todo momento la seguridad de las personas.

cabecera-382

 

 

Comparte este artículo

Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on pinterest