Skip to content

Entrevista a Rodrigo Rosa, OGMA

 

Rodrigo Almeida Rosa asumió la presidencia de OGMA (Industria Aeronáutica de Portugal) en el mes de noviembre de 2013. Antes de su nombramiento ya ocupaba la vicepresidencia ejecutiva de la compañía aeronáutica portuguesa, además de ser Chief Financial Officer. Durante toda su trayectoria ha ocupado varios cargos ejecutivos en el sector financiero. Se incorporó al Consejo de Administración y la Comisión de Control de varias empresas controladas por Embraer en países como China, Irlanda, Países Bajos, UK y España. Rodrigo Rosa se graduó en Derecho por la Universidad Mackenzie (Brasil), y obtuvo un MBA en la Universidad de Cranfield, Reino Unido.

«Portugal juega un papel muy relevante en las áreas de MRO y de fabricación de aeroestructuras»

linea

Heading-RodrigoRosa

¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrenta la industria aeroespacial?

Desde nuestro punto de vista, el sector aeroespacial va a seguir creciendo durante los próximos años. Este mercado sigue presentado gran cantidad de oportunidades y retos que superar, y este es el motivo por el que está previsto que el mercado crezca por encima del 4 por ciento a nivel mundial, particularmente en el área de Asia y Pacífico, África y Oriente Próximo. Entre los principales desafíos futuros podemos destacar la falta de mano de obra cualificada, sobre todo de ingenieros y técnicos especializados. Igualmente resulta vital subrayar el dominio del mercado por parte de los fabricantes de equipos originales u OEM en el mercado posventa, así como las fusiones y alianzas entre los principales grupos aeronáuticos, que asfixian al MRO de menor tamaño.

 

¿Qué papel desempeña Portugal actualmente en el sector aeroespacial?

Portugal ha tenido un papel muy importante en las áreas de MRO y de fabricación de aeroestructuras. Debido a su participación en uno de los principales programas de la industria aeronáutica, el Embraer KC-390, Portugal empezó a adquirir competencias en otro campo de gran importancia, más concretamente en el diseño.

Podemos nombrar como principales fortalezas la adquisición de conocimiento técnico y el desarrollo tecnológico centrado en un determinado nicho de mercado. Otra fortaleza reside en el hecho de que la mano de obra portuguesa es más competitiva en comparación con la de otros países europeos. Como debilidades cabe destacar ciertas limitaciones en la mano de obra disponible para responder a la demanda.

 

¿Tiene capacidad la industria europea de internacionalizarse y crecer en distintos mercados?

Sí, sin duda. Un indicio es el hecho de que las principales aerolíneas no europeas están adquiriendo productos desarrollados en Europa, principalmente el avión A350 y la nueva generación del A320, y los MRO y OEM que operan a nivel mundial cobran cada vez más fuerza.

 

¿En qué áreas de especialización destaca la industria aeroespacial europea?

En lo que respecta la industria aeroespacial europea, sus principales áreas de especialización son el uso de nuevos materiales y nuevas tecnologías; la innovación aplicada al diseño; la capacidad de trabajar conforme a una perspectiva global, y la capacidad de participar en la producción de nuevos productos, en la que varios países europeos aportan su contribución al producto final.

 

¿Qué necesitamos mejorar en lo referente a la cooperación entre España y Portugal en el sector aeroespacial?

La cooperación entre estos dos países ha ido creciendo, lo cual nos agrada y nos motiva. Sin embargo, pensamos que se requiere una mayor interacción organizativa a fin de aumentar el poder del mercado de atraer productos y servicios u operar con ellos fuera de la península ibérica. Igualmente, creemos que Portugal y España necesitan invertir en nichos tecnológicos con características diferenciales para el resto del mundo.

 

¿Tenemos suficiente cultura de colaboración y cooperación en Europa? ¿Por qué es tan importante la cultura de clúster para que el sector avance?

La cultura asociativa ha ido en aumento en los últimos 15 años, pero siempre hay margen de mejora. El desarrollo de esta cultura asociativa resulta importante porque sigue habiendo una carencia de visión estratégica, integración empresarial y de orientación al mercado.

De la mano de una cultura de trabajo basada en la creación de una cadena de valor, en que varios socios compartan sus conocimientos y su experiencia, es posible obtener mejores resultados, ser más eficaces y, en última instancia, obtener más beneficios con un menor gasto de recursos.

 

Qué opina de las PYMES muy especializadas, ¿es difícil competir con las grandes empresas?

El mercado ofrece oportunidades de negocio a todas las empresas, desde las más grandes, con una oferta más transversal, a las más pequeñas, con un enfoque más especializado. No obstante, las de menor tamaño deben buscar participar en proyectos auspiciados por los principales fabricantes y OEM.

 

¿Cuáles son los principales desafíos a los que se enfrentará la ingeniería europea en los próximos años?

Los principales desafíos previstos en el campo de la ingeniería están relacionados con encontrar una forma de potenciar la búsqueda de nuevos materiales, nuevos diseños y soluciones tecnológicas más eficaces cuyo impacto en la eficiencia de los productos sea elevado, y con la reducción de los costes operativos.

 

 

Comparte este artículo