0

La Fábrica del futuro

El ritmo de producción de las familias de aviones B737 o A320 gira en torno a 50 aeronaves al mes. Esta cifra está muy lejos de las habituales del sector automovilístico. En dicho sector se puede producir un vehículo por minuto. Los fabricantes de aviones no pueden llegar a esos ritmos de producción, ya que están mucho menos automatizados que los de coches. Es lógico. Es una actividad de fabricación en pequeñas series. En el sector aeroespacial reina el trabajo artesano.

Las herramientas inteligentes, por encima de todo, ayudarán a los fabricantes a mejorar su capacidad de respuesta.

Por lo tanto, no creo que el sector aeroespacial llegue a la automatización completa, al menos en las líneas de ensamblaje. Ni en un futuro cercano.

Pero la Fábrica del futuro está en camino, incluso para el sector aeroespacial. Llega una nueva generación de robots. Más baratos y más inteligentes. Trabajarán con las personas en lugar de reemplazarlas. Irán a buscar herramientas y piezas, moverán cosas de sitio, ordenarán y recogerán y proporcionarán medidas de seguridad para los técnicos.

También llegará un mundo virtual. Los técnicos trabajarán con tecnología láser que proyectará la versión más actualizada de los planos en sus bancos de trabajo. Se utilizarán gafas inteligentes para dar instrucciones de trabajo. Pronto dejarán de existir las antiguas instrucciones de trabajo en papel. Incluso se utilizará la realidad aumentada para mostrar al técnico las piezas virtuales y ayudarle así en el proceso de ensamblaje.

Sistemas automatizados para los almacenes, sistemas de seguimiento RFID, gamificación, tabletas, impresión 3D, nanotecnología… la lista parece no tener fin.

Las herramientas inteligentes, por encima de todo, ayudarán a los fabricantes a mejorar su capacidad de respuesta. El sector aeroespacial fabrica productos altamente personalizados. Es esencial satisfacer las demandas de los clientes. Este sector necesita flexibilidad. Las herramientas inteligentes le aportarán la capacidad de aumentar y reducir la producción en periodos de tiempo más breves.

No debemos temer estos cambios. La tecnología echará una mano a los trabajadores. La Fábrica del futuro requiere mano de obra altamente cualificada. El antiguo modelo industrial de deslocalizar la fabricación a regiones con mano de obra barata está llegando a su fin.

 

 

Share Button
18/01/2016

Leave a Reply