Skip to content

El control de producción dentro del proceso productivo

 

Durante el perfeccionamiento de la actividad en los departamentos de Control de Producción, se plantean desde hace más de diez años muchas cuestiones que pretenden profundizar, entre otras cosas, en la necesidad operativa asociada a este puesto en las organizaciones que desarrollan, tanto proyectos estandarizados, como prototipos o empresas piloto. El contenido de esas incertidumbres, que se reflejan en el desconocimiento o la falta de regulación del puesto, abarca desde los límites de sus competencias, hasta la realidad diaria y los procesos en los que intervienen.

Para comprender el papel que se le atribuye dentro de la organización al personal de Control de Producción, es necesario hacer un pequeño recorrido por su situación dentro del organigrama estándar de cualquier proceso. Estos departamentos se encuentran necesariamente en la confluencia de canales de información interdepartamental, en la gestión transversal y la alerta sobre incidencias operativas y protocolarias que afectan directamente al proceso productivo. Esto les permite tener un asiento privilegiado en la aportación de propuestas dedicadas a la mejora continua de procesos, o procedimientos, dentro de la cultura europea de estandarización.

Frente a esta situación, aparentemente idílica, existe otra más dura pues, como es de suponer, cualquier sujeto situado entre tensiones tiende al desgaste y, dado lo complicado de algunos procesos y proyectos, a la frustración. Por ello, es necesario un absoluto control y diferenciación entre conceptos tales como “prioritario”, “urgente”, “necesario”, “imprescindible” etc. que surgen diariamente asociados a las distintas tareas que desarrollamos. Este deterioro personal, que a veces afecta al desarrollo profesional, es consecuencia de la diferencia de ritmos entre el proceso productivo, siempre sujeto a fechas de compromiso y presiones externas, y la implantación necesaria de protocolos que protejan los intereses de calidad y valor añadido del producto final.

El Área de Control de Producción es un engranaje más de la empresa. Estamos comprometidos con los valores de calidad que consideramos deben ser inherentes a todo el conjunto de procesos que conforman y permiten entregar un trabajo final con todas las garantías. Somos conscientes de que las circunstancias nos colocan en medio de la vorágine diaria, actuando de interlocutores o mediadores entre otros departamentos especializados (calidad, producción, ingeniería y logística), abarcando pequeñas dosis de todos ellos e integrándolas en nuestras tareas del día a día. El objetivo es mejorar la gestión global, aún sabiendo que las modificaciones operativas que planteamos no siempre pueden ser atendidas, pues es necesario considerar igualmente otros intereses lógicos como costes y plazos de implantación.

Para terminar, creo necesario reafirmar que los departamentos de Control de Producción, por la posición que ocupan dentro del organigrama general de las empresas, se han convertido con los años en una pieza fundamental. Son, además, uno de los grupos de trabajo que más implicados se encuentran en el proceso global, haciendo de la proactividad una herramienta diaria que se ajusta a las necesidades que pretenden cubrir los clientes. Compromiso, efectividad, eficiencia y experiencia se mezclan en un coctel de precisión que nos define como uno de los equipos de trabajo más reconocidos internamente dentro de las instalaciones de nuestros clientes.

cabecera-166

 

Comparte este artículo

Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on pinterest