Skip to content

Entrevista con Alan Lamond

 

«Las empresas europeas de ingeniería y arquitectura deben ser capaces de ofrecer a los aeropuertos lo que están buscando, esto es, una experiencia de pasajero mejorada, y un mejor cuidado del medio ambiente, al tiempo que ofrece valor para las compañías aéreas y los pasajeros»

 

Alan Lamond es Director del área de AVIATION en Pascall + Watson, una de las arquitecturas con más experiencia del mundo en este sector. Ha participado en el diseño de más de 70 edificios terminales diferentes, en más de 60 aeropuertos, a lo largo de más de 30 países. Entre sus proyectos más recientes destacan el terminal inaugurado recientemente en San Petersburgo, los nuevos mega-aeropuertos de Beijing y la ciudad de México, así como numerosos estudios para mejorar la capacidad y la experiencia de los pasajeros en Asia, África y Europa. También es ex-Presidente y Vicepresidente del BAG (British Aviation Group), el principal organismo de representación de las empresas del Reino Unido que participan en el desarrollo del sector aeroportuario.

linea

Heading-Alan-Lamond-02

Las previsiones de futuro en el sector son positivas, pero ¿cómo lo son para el sector en Europa en comparación con otros mercados? ¿qué papel desempeñan las empresas de ingeniería y arquitectura europeas o qué papel deben desempeñar?

En primer lugar me gustaría señalar que hay una gran diferencia entre lo que podríamos llamar los «mercados maduros» (Europa y Norteamérica) y los «mercados emergentes». Los mercados emergentes están creciendo mucho más significativamente que los mercados maduros. Sin embargo, creo que habrá algunos aeropuertos en Europa que serán capaces de aprovechar mejor sus capacidades. Por supuesto, habrá vencedores y vencidos en esta competición. Liverpool y Manchester, en el Reino Unido, por ejemplo. Hace unos años el aeropuerto de Liverpool comenzó a crecer de manera significativa, a expensas de un competidor local, el aeropuerto de Manchester, pero últimamente los papeles parecen haberse invertido de nuevo. Ciertamente, existen algunas dinámicas interesantes en los mercados maduros como Europa.

En cuanto al papel de las empresas de ingeniería y arquitectura europeas, creo que éste debe ser ayudar a los aeropuertos a explotar todo su potencial. Deben ser capaces de ofrecer a los aeropuertos lo que están buscando, esto es, una experiencia de pasajero mejorada, y un mejor cuidado del medio ambiente, al tiempo que ofrece valor para las compañías aéreas y los pasajeros. Si podemos conseguir todo eso, creo que habrá ventajas significativas para las empresas de arquitectura e ingeniería europeas. Tenemos una gran cantidad de facetas que ofrecer y una gran habilidad para aumentar la capacidad de las instalaciones existentes. En los próximos años, estas facetas aportarán todavía más valor. El alcance de los consultores europeos en su conjunto es tremendo.

 

AlanLamond-003¿Qué van a aportar las nuevas tecnologías al sector?

En el corto plazo, no veo grandes transformaciones tales como el reciente auto check-in a través de Internet, lo cual está reduciendo drásticamente el espacio necesario para el check-in en los terminales de salidas. Creo que habrá grandes oportunidades utilizando la tecnología móvil para guiar a las personas y proporcionarles información que les dote de independencia en su tránsito por la terminal. Hay una oportunidad para simplificar mucho los procesos por los que los pasajeros tienen que pasar. Ya cada pasajero puede tener en su propio dispositivo los detalles de sus vuelos, y la información de su equipaje, solo faltaría añadir los datos de su pasaporte para tener toda la información de interés al alcance de su mano.

 

La automatización de los procesos de los pasajeros, con soluciones de autofacturación, y sistemas de Fast-Tracking están dando lugar a una reducción de los costes para las compañías aéreas y de tiempo para los pasajeros. ¿Cómo pueden afectar estas evoluciones tecnológicas en los sistemas de gestión de los aeropuertos?

Creo que estas tecnologías darán lugar a reducciones significativas en los costes. Gran parte del trabajo que se está haciendo cuando se aplican estas tecnologías se centra en la reducción de personal. Esta es una cuestión clave para aeropuertos y aerolíneas, sin embargo, también deben asegurarse de que el personal que permanece esté mucho más centrado en el cliente y que proporcionen servicios mejor integrados y más especializados.

 

En un mundo cada vez más globalizado, ¿cómo es posible mantener y mejorar las características de un aeropuerto, reflejando al mismo tiempo la cultura y la identidad del país en el que se construye?

Creo que este es un reto universal para los aeropuertos internacionales. Es necesario cubrir ambos aspectos. Cubrir los estándares internacionales, y la satisfacción de los pasajeros, a la vez que se reflejan las características del entorno local. Uno de los proyectos de los que estamos muy orgullosos es el aeropuerto de Pathos, Chipre, en el que se utilizó el arte local para representar la cultura del país. También estamos trabajando con el aeropuerto de Changi, y el equipo de alta dirección está poniendo verdadera pasión para tratar de representar lo mejor de Singapur en cada detalle de sus instalaciones. Creo que hay grandes oportunidades para los diseñadores en este sentido.

 

Uno de los principales desafíos a los que se enfrenta la industria de la aviación hoy es la reducción del impacto climático. ¿Qué está haciendo Pascall + Watson en esta dirección y cuál es su contribución al mercado?

Creo que todas las terminales de los aeropuertos en los que estamos trabajando reflejan una convicción absoluta de tratar de encontrar soluciones con la mayor eficiencia energética posible y con el enfoque más ecológico posible. Estamos explorando oportunidades con diferentes aeropuertos de todo el mundo para transformar algunos de los elementos de mayor consumo de energía, como el aire acondicionado. Todo es cuestión de gestionar los escasos recursos de una manera más eficaz; este es un factor clave para todos los proyectos aeroportuarios en los que estamos trabajando en la actualidad. Esto se aplica a la energía y también a otros recursos, como el agua. Todo el mundo hoy tiene el anhelo de poder hablar con orgullo sobre su aportación al medioambiente. La gente está trabajando en este ámbito en todos los niveles, desde la forma en la que se manejan los residuos durante la construcción, hasta el diseño de edificios para que se pueden construir de un modo eficiente. Uno de los factores clave es el uso óptimo de las instalaciones existentes. Debemos tratar de evitar proyectos de nueva construcción y trabajar en zonas industriales abandonadas. Este es el paso más importante para convertirse en responsables con el medio ambiente.

 

Cuando leemos la prensa últimamente encontramos que los políticos están solicitando que un aeropuerto determinado se transforme en un «hub and spoke» en lugar de «punto a punto». Esto es claramente una estrategia de las aerolíneas, sin embargo, ¿cree que a los gobiernos se les debe permitir participar y hacer cumplir estos cambios?

Es muy difícil para los gobiernos transformar la dinámica del mercado sin aportar mucho dinero. Esto se ha demostrado en Qatar y en los Emiratos Árabes Unidos, por ejemplo, donde se ha transformado el mercado de la aviación mediante enormes inversiones. Ellos han sido capaces de aprovechar su posición geográfica, y esto se ha logrado con la ayuda del gobierno. En el Reino Unido, por ejemplo, el gobierno alentó a BA a trasladarse a Gatwick en una configuración de “hub and spoke” y no funcionó. Algo similar se intentó también en Manchester, y tampoco funcionó. Frankfurt, por ejemplo, si ha hecho sus deberes. Con un mercado local de tamaño razonable, un enorme compromiso con Lufthansa y un hub alternativo a través de Munich, esta configuración es un ejemplo significativo de cómo las estrategias de líneas aéreas pueden ser usadas para crear propuestas robustas de “hub and spoke”. Yo no soy un experto de los entresijos de la política, pero estoy seguro de que estos aeropuertos han tenido el apoyo político para hacer esto realidad.

 

¿Cuáles son, en su opinión, los mejores aeropuertos del mundo y por qué?

Definitivamente creo que Singapur. Cuentan con un equipo de gestión centrado en tratar los asuntos que de verdad importan a sus pasajeros, y proporcionar unos extraordinarios niveles de servicio. Su claridad de visión es loable. Por otro lado, no soy imparcial, pero también disfruto usando la Terminal 5 de Heathrow. Después de seis años en funcionamiento sigo pensando que maneja la gente de manera muy eficiente para un gran terminal, y es un placer usarla. Tengo que decir que también me gusta mucho la Terminal 2 de Dublín. En una escala más pequeña, pero creo que hace algunas cosas difíciles muy bien. Tiene un buen nivel de servicio a los pasajeros, y en general su personal refleja un gran orgullo por el Aeropuerto de Dublín en su conjunto.

 

Cuéntanos en una frase, ¿cómo ves el aeropuerto del futuro?

El aeropuerto del futuro utilizará los últimos avances tecnológicos, para ofrecer una experiencia al pasajero muy mejorada, en el marco de una mínima huella ambiental, y ofreciendo un gran valor para las compañías aéreas y los pasajeros.

 

 

Share / Comparte