Skip to content

Entrevista a Rafael Márquez

 

Entrevista realizada y publicada por RPASLife al Director de Sistemas Aeroespaciales y de Defensa de AERTEC Solutions.

 

¿Qué piensa de la evolución del sector de los RPAS?

Diferenciaría el uso lúdico y el uso empresarial o industrial. Desde luego, en los últimos años, el avance a nivel lúdico ha sido impresionante. Hace 3 años, prácticamente nadie sabía lo que era o significaba la palabra dron, RPAS, UAS o UAV. Hoy día cualquier persona de la calle ya conoce algo de cualquiera de estos equipos.

Se ha generalizado su presencia entre la sociedad, lo cual es algo positivo, entendido más allá de la propia actividad de ocio, porque esto ha permitido a muchas empresas buscar aplicaciones tecnológicas o industriales para optimizar y hacer más eficientes actividades que se realizaban antiguamente con unos determinados medios y ahora se pueden realizar de forma alternativa.

Siempre hablamos de forma genérica sobre los RPAS y pienso que dónde está el verdadero interés es en la aplicación.

Desde el punto de vista que más conozco que es el industrial, creo que ha servido para generar cierta demanda de servicios desde los potenciales clientes que las empresas que nos dedicamos a tecnología podemos ser capaces de ofrecer de una forma más óptima y eficiente. En conclusión, creo que el boom que esta tecnología ha tenido durante los últimos años ha sido bastante positivo.

También es cierto que siempre hablamos de forma genérica sobre los RPAS y pienso que dónde está el verdadero interés es en la aplicación. El RPAS no deja de ser un medio para realizar un fin, muchas veces se pone el foco directamente en la plataforma (ya sea de ala fija o rotatoria), pero quizás lo más interesante son las aplicaciones que van montadas como carga de pago sobre esa plataforma y que permiten hacer cosas que antes no se podían hacer o que sí se hacían pero que eran muy costosas y ahora se pueden ejecutar de manera más económica.

También es importante resaltar las diferentes posibilidades de llegar al mercado ya sea vía el propio producto o a través de la prestación de un servicio. Más allá de la plataforma en sí misma y de la pericia que tenga el piloto para realizar determinadas acrobacias en vuelo, la clave es qué puedo yo ofrecer al mercado, qué puedo hacer yo con mi equipo que otros no pueden. Por ejemplo ahora puedo hacer grabación de imágenes para un evento musical en tiempo real realizando una función que antes hacían 6 operarios y una grúa. Se trata de sacar un beneficio económico para dar un servicio de la misma calidad o incluso mayor a un precio más reducido; esta propuesta no es para nada una novedad, pero sí lo es la tecnología que empleamos para conseguir nuestro objetivo.

heading-rpas-rafamarquez

 ¿Y en cuanto a la situación actual de la normativa que los regula?

Aunque profesionalmente desconozco ese nicho, entiendo que para el conjunto de plataformas pequeñas de hasta 2Kg de alguna forma la tendencia debería ser liberalizar la operación dentro de lo posible. Hay cierta demanda real de servicios, de necesidades que no se están cubriendo en muchos aspectos como grabación de vídeo para eventos deportivos o actividades culturales, levantamientos topográficos, apoyo a la ingeniería civil, alternativas de ocio, publicidad, etc. que necesitan de una regulación más o menos flexible para poder sacarle partido a toda esa iniciativa de emprendedores, pymes y micro-pymes que están invirtiendo e intentado buscar su nicho de mercado.

Para las aeronaves más grandes, sí es cierto, y ya hablando desde la experiencia propia, que el trámite administrativo necesario para poder poner en el aire una plataforma de masa máxima al despegue de más de 25 kg es naturalmente más complejo. Desde luego es lógico esperar que las autoridades exijan todas las garantías de seguridad y calidad a los operadores que van a poner en vuelo una plataforma que podría provocar cualquier tipo de daños si el vuelo no sale todo lo bien que se espera.

Entiendo que es probable que se produzcan varias iteraciones en el ajuste de la regulación y ahí deberían participar tanto la Administración, como los fabricantes y también por supuesto los usuarios finales.

En definitiva habrá que esperar para ver qué dice la nueva regulación y las empresas nos adaptaremos a ella tratando de optimizar nuestros procesos internos de producción para tratar de seguir siendo competitivos.

 

¿Se verá entonces a un RPAS en un marco aéreo no segregado?

Pues creo que dentro de poco entraremos en un centro comercial con los niños y pasará por allí un quadrotor ofreciéndote descuentos en una tienda de ropa. Si lo pensamos bien es muy posible que un 80% de las aplicaciones comerciales en las que podríamos pensar ahora mismo se pudieran cubrir sin problemas con plataformas de menos de 6 Kg.

Históricamente los RPAS de mayor tamaño estaban normalmente orientados a aplicaciones de rescate, vigilancia, etc. en el ámbito militar y su enfoque inicial era operar en ámbito segregado pero últimamente hay varias iniciativas muy potentes orientadas a aplicaciones civiles que tratan de avanzar en la integración en espacio no segregado así que entiendo que es cuestión de tiempo.

Ahora hay una gran proliferación de pequeños drones ¿piensa usted que también se podrán integrar en dicho espacio?

Yo supongo que sí, como comentaba anteriormente los pequeños “drones” orientados al ocio o a la aplicación comercial entendida como un servicio que se presta a un cliente final, no entre empresas, entiendo que sí y no tardaremos mucho en verlo. Iremos paseando por la calle y nos ofrecerán una publicidad a medida volando a nuestro alrededor porque la plataforma se ha conectado a nuestro móvil y sabe que nos gusta un determinado tipo de refresco o cierta marca de colonia. Eso parece muy futurista pero está más cerca de lo que nos pensamos.

 

Su empresa, AERTEC SOLUTIONS, cómo está implicada en el sector de los RPAS.

Estamos focalizados en el segmento de los RPAS de más de 20 Kg y en aplicaciones de tipo inteligencia, vigilancia y reconocimiento. Llevamos desde el año 2007 trabajando en este tipo de tecnología RPAS (aunque en esa época todos los llamábamos UAVs), inicialmente a través de programas de I+D y ya desde hace varios años involucrados en programas industriales.

Desde ese momento nos centramos principalmente en el desarrollo de los sistemas embarcados: control y navegación, gestión de potencia, carga de pago, etc. y a partir de ahí, fuimos generando un potente equipo de ingeniería que fue creciendo en conocimiento y en capacidades que ha sido capaz de desarrollar tecnología propia.

Aunque el inicio de la actividad se centró en los sistemas, llegó un momento en que teníamos toda esa tecnología propia y nos planteamos por qué no desarrollar también nuestra propia plataforma aérea fabricada en material compuesto. Hoy día esa intención se ha convertido en realidad y disponemos de nuestros TARSIS-25 y TARSIS-75, de esta forma podemos ofrecer al mercado varias soluciones completas.

 

¿Qué tipo de proyectos están realizando actualmente y tienen previsto realizar?

Como comentaba anteriormente disponemos hoy día de dos productos de 25 kg y 75 kg en fibra de carbono, diseñados y fabricados completamente por AERTEC que además integran nuestros propios sistemas embarcados.

Para el futuro estamos trabajando en mejorar la performance de nuestras plataformas integrando diversas cargas de pago para hacer nuestra oferta de soluciones más completa, queremos extender las aplicaciones que implementamos ahora mismo para llegar más lejos, con más potencia y con mayor flexibilidad para poder desarrollar tareas de una forma más segura y eficiente.

 

¿Qué tipo de personal y/o profesional trabaja en AERTEC?

AERTEC es una empresa de ingeniería centrada en el mundo de los Aeropuertos y de la Industria Aeronáutica, aproximadamente un 75% del personal de la compañía somos ingenieros, de todas las especialidades posibles: industriales, aeronáuticos, telecomunicaciones, informáticos, electrónicos, etc.

Realmente el avión no deja de ser un gran sistema de sistemas y en un RPAS hay ingeniería mecánica, de materiales, software, electrónica, por supuesto mucho cálculo aerodinámico y estructural y en la parte de producción tenemos técnicos especializados en la fabricación de componentes electrónicos, de cableado eléctrico y especialistas en la validación de sistemas.

Por suerte tenemos capacidad propia para todo el ciclo de vida del desarrollo del producto, desde la parte de diseño y desarrollo tanto software como hardware, también simulación y prototipado hasta la fabricación de piezas en fibra de carbono, integración en tierra y ensayos en vuelo. En definitiva una amalgama de actividades que necesitan de personal muy cualificado en diferentes disciplinas técnicas.

 

No podíamos terminar esta entrevista sin preguntarle, ¿qué le parece el proyecto CEUS y qué piensa de su situación actual?

Sinceramente me hubiera gustado que se hubiera acelerado mucho más su desarrollo y puesta en marcha. CEUS llegará, creo que todo el trabajo que se ha hecho no se puede perder y además creo que tiene un nicho potencial de mercado muy interesante, sobre todo centrado en certificación y calificación de RPAS de mediano y gran tamaño, y creo que en Europa no existe nada igual a lo que el proyecto CEUS ofrece.

La experiencia del personal del INTA con muchísimos años en lanzamientos de aviones blanco es algo incomparable a nivel internacional. A eso hay que sumarle unas condiciones meteorológicas excelentes para poder desarrollar vuelos en sus instalaciones durante casi todo el año completo.

Desde luego las condiciones de partida son inmejorables pero el proyecto se está ralentizando demasiado y otras iniciativas que, en principio, no contaban de salida con una propuesta tan potente lo están haciendo muy bien y asentándose con solidez. En definitiva, hay que ponerse ya las pilas.

 

 

Share / Comparte