Skip to content

«Aquila», el dron de Facebook

María Isabel Montero

María Isabel Montero

AERTEC / Head of PMO & MRO – Madrid Division

 

Desde el lanzamiento del primer satélite de comunicación, el Telstar, en julio de 1962, mucho han cambiado las cosas. A día de hoy, es más que evidente la relación directa existente entre comunicaciones y desarrollo. Y si las comunicaciones sobre la superficie terrestre son importantes, las posibilidades que ofrece el desarrollo de nuevas aeronaves para satisfacer las necesidades de las poblaciones son inmensas.

A 18.000 metros de altura, la aeronave no tripulada “Aquila” hace posible una forma distinta de conectar el mundo.

Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, es un fiel defensor y contribuyente a que todas las personas tengan acceso a la red. El hecho de que en la actualidad haya más de 1.600 millones de personas que viven en lugares remotos sin acceso a redes móviles de banda ancha es su principal motivación para crear una aeronave que les proporcione Internet mediante enlaces de radio, al mismo tiempo que se conecta con el resto de la red gracias a una conexión satélite láser de alta velocidad.

Ya se ha completado el primer vuelo de prueba de la nueva aeronave, denominada “Aquila”, capaz de transmitir decenas de GB de información por segundo a más de 15 km de distancia. Estaba prevista inicialmente una duración para el vuelo de 30 min que luego se alargaron hasta 90.

El fundamento de este proyecto de conectividad se basa en crear una red con este tipo de aviones solares, colocados de forma geoestacionaria a gran altitud (unos 18.000 metros). En principio, y aparte de todo el desarrollo de la aeronave, el mayor problema al que se enfrentará Facebook será de tipo legal, más que técnico, ya que en la mayoría de los países no está normalizado el uso de drones y las regulaciones sobre los equipos de radio que llevarán montados las aeronaves varían de unos países a otros.

La principal singularidad de la aeronave es su recubrimiento de paneles solares, que son los encargados de producir electricidad para sus cuatro motores eléctricos por el día a la vez que cargan las baterías y así poder continuar su vuelo por la noche. Tiene una envergadura similar a la de un Airbus A320, unos 34 metros, y su peso ronda los 400 kilos.

Este proyecto se enmarca dentro de la iniciativa de Facebook denominada “Connectivity Lab” a través de la cual se hacen todas las investigaciones y se construyen nuevas tecnologías orientadas al acceso global a Internet. Ello incluye el desarrollo de aeronaves, satélites y sistemas de comunicaciones inalámbricos.

Para poder llegar al objetivo de llevar la red al 60% de la población que aún no dispone de conexión a Internet, deben ser capaces de volar a través de una región remota y ofrecer conectividad durante un tiempo de tres meses, por lo que tendrán que romper el récord mundial de vuelo no tripulado impulsado por energía solar, que actualmente está en dos semanas.

Habida cuenta de que la aeronáutica es una industria innovadora y en permanente avance, no parece que esto vaya a ser precisamente el mayor de los problemas. Todo lo más, un nuevo reto.

cabecera-376

 

Share / Comparte