0

Historia de las factorías de Airbus DS en Sevilla

Airbus Defence & Space acaba de conmemorar los primeros diez años de su factoría de San Pablo Sur en Sevilla con una festiva jornada de puertas abiertas para empleados y familiares. Mediante diversas actividades lúdicas y divulgativas tales como juegos de realidad aumentada, acceso al interior de los aviones o un espectacular desfile aéreo, ha dado a conocer, aún más si cabe, el apasionante trabajo que es la ingeniería y la fabricación de aviones. Se trata de un sector industrial que genera directa e indirectamente una importante cantidad de puestos de trabajo de alta cualificación, repercutiendo en un gran beneficio para la comunidad regional y nacional.

Airbus DS dispone de tres factorías en la ciudad, reflejo actual de una  tradición de fabricación aeronáutica que se remonta al origen de la aviación.

Sevilla forma parte, junto a una decena de ciudades en todo el mundo, de un selecto club de localizaciones en las que existen medios para diseñar, ensamblar y probar un avión completo. Estas capacidades han estado presentes desde prácticamente el origen de la aviación gracias a empresas históricas como Hispano Aviación o CASA. Su experiencia y conocimiento han servido de herencia para las empresas actuales como Alestis o Airbus Defence & Space.

Airbus posee en total tres plantas en torno a la ciudad de Sevilla: Tablada y San Pablo, que, a su vez, se divide en Norte y en Sur. Para conocer el origen e historia de estas factorías debemos remontarnos a hace más de un siglo al barrio de Tablada, donde radica asimismo el nacimiento de la aeronáutica en Sevilla.

A principios del siglo XX, la ciudad apenas contaba con 150.000 habitantes, menos de la quinta parte que actualmente. Tablada no era más que una enorme dehesa situada al otro lado del río que separa el barrio de Triana del resto de la ciudad. Era de propiedad municipal y se usaba para el pasto de reses de ganado y de lidia. Era un terreno llano y sin apenas obstáculos pues la única construcción era un hipódromo que la Sociedad de Carreras de Caballos había construido en 1880. Pero precisamente estas características convertían aquel terreno en un excelente aeródromo natural para la incipiente industria aeronáutica. En 1910, apenas 6 años después de que los hermanos Wright inventaran el avión, se celebró en aquel modesto lugar una semana dedicada a la aviación con exhibiciones de velocidad, despegues, maniobras etc.

En el año 1914, el ayuntamiento cedió al Estado parte de esos terrenos, unas 24 hectáreas, para la construcción de un aeródromo militar, germen de la futura base aérea de Tablada. Ya en 1921 estas instalaciones sirvieron para el primer vuelo comercial de una empresa de capital español, la recién creada CETA, entre Sevilla y Larache, ciudad del norte de Marruecos. En 1923 el ayuntamiento construyó las primeras instalaciones civiles en un extremo del aeródromo militar.

Ese mismo año, José Ortiz Echagüe funda Construcciones Aeronáuticas S.A (CASA) en Getafe (Madrid). La empresa crece acorde a la pujanza del sector y en 1942 establece por fin su primera planta en Sevilla. Lo hace, cómo no, en torno al ya consolidado aeropuerto de Tablada. Por tanto, esta factoría ha celebrado recientemente su 75 aniversario. En ella se han fabricado modelos como el C-2111 o el C-101 además de componentes y estructuras de una gran variedad de otros programas.

Llegados los años cuarenta, la ciudad demandaba nuevas extensiones de terreno para su crecimiento, a la vez que el aeropuerto de Tablada se iba quedando obsoleto, por lo que en 1945 se decide construir otro, el de San Pablo, en unos terrenos al norte de la ciudad, cerca de donde estaba la antigua terminal de dirigibles.

CASA, por su parte, construye en torno a él un par de hangares alrededor de 1960 para finalmente pasar a ocupar las instalaciones de la empresa Hispano Aviación, desaparecida en 1972. Nace así su segunda factoría conocida actualmente como San Pablo Norte. La usará para fabricar y ensamblar nuevos modelos como el CN-235 y C295.

Llegados los años 90, se inicia entre varios países europeos, el programa del avión militar A400M, cuya finalidad era convertirse en el futuro transporte aéreo militar que sustituiría a las aeronaves de este tipo en uso por los principales ejércitos europeos: el Lockheed C-130 Hércules y el Transall C-160. Al final de dicha década, la española CASA, la francesa Aerospatiale Matra y la alemana Dasa se unen para formar EADS y encargarse del desarrollo del programa A400M.

Hubo que elegir dónde situar la Línea Final de Ensamblaje (FAL) y las candidaturas fueron alguna de las sedes ya existentes. Desde Sevilla se llevó a cabo una campaña promocional bajo el lema “the right choice”. Hacía valer su larga experiencia en aviación militar, de la que carecían Toulouse y Hamburgo, también candidatas. Además, se daba la circunstancia de que estos países estaban ya inmersos en el desarrollo del nuevo programa civil de Airbus, el A380, por lo que la ciudad andaluza fue la elegida finalmente.

Con la mirada puesta en el desarrollo del nuevo programa, en 2009 se inauguraron al sur del aeropuerto de Sevilla una innovadoras y amplias instalaciones bautizadas como San Pablo Sur.

Por su parte, en 2013 EADS adoptó el nombre de Airbus Group, y una de sus divisiones, la militar y del espacio, pasó a denominarse Airbus Defence & Space.

Esta ha sido la historia, pero ¿qué deparará el futuro?

A lo largo del tiempo, las tres factorías han ido continuamente reinventándose para adaptarse a los cambios en los programas que desarrollaban.

Tablada, tras recientes inversiones, se mantiene en la vanguardia de la fabricación, consolidándose como planta Pre-FAL y entregando componentes equipados a otras FAL, tanto la de San Pablo, como fuera de Sevilla, como son los casos de la factoría de Airbus Group en Getafe (con los progamas Eurofigther y MRTT) e incluso a las del competidor Boeing.

La factoría de San Pablo Norte trasladó la producción de los modelos de la antigua CASA (CN-235 y C295) a San Pablo Sur, así que se ha readaptado como centro de servicios de mantenimiento, reparaciones y revisiones (MRO, por sus siglas en inglés).

San Pablo Sur, por su parte, ha entregado aproximadamente la mitad de los 180 pedidos iniciales del A400M y seguirá con esta activad al menos otros diez años, aunque ya está buscando y desarrollando nuevos proyectos como el Retrofit de aviones ya entregados.

El know how y la especialización han sido pilares básicos a lo largo de la historia para estas tres factorías pero otro de los aspectos que más está contribuyendo recientemente a adaptarlas a la constante evolución y adopción de nuevos programas es la irrupción del concepto de industria 4.0 o fábrica del futuro, que mejora y racionaliza de forma significativa los procesos productivos permitiendo mantener la competitividad de las mismas.

 

 

Share Button
17/06/2019

Leave a Reply